COPA DEL MUNDO de ELZACH (ALEMANIA)



Los días 24, 25 y 26 de julio se celebró en la localidad alemana de Elzach, una prueba de Copa del Mundo de Ciclismo adaptado. Acudí con la máxima expectación, con muchos nervios, entendía que parte de mi futuro como handbiker dependía del resultado logrado allí.

Por lo general, muchos deportistas logran su clasificación para los Juegos Olímpicos el año previo. Van con sus selecciones al Campeonato del Mundo y si hacen un buen resultado (1º, 2º o 3º) saben que irán a las Olimpiadas. Yo estoy muy lejos de todo ello, primero por no estar en el grupo de la Selección Española y segundo por estar lejos de los mejores del mundo pero tenía la esperanza de hacer un gran papel en Copa del Mundo y comenzar mi sueño. 

Mi sueño, “el cuento de la lechera”: si lo hago bien, esperaba ser llamado por la Selección Nacional, tener la oportunidad de participar el Campeonato del Mundo (una semana después en Nottwil, Suiza), dar la campanada allí y ver de cerca la posibilidad de acudir a los Juegos Paralímpicos del 2016. Soñar es gratis, e imaginación no me falta, pero cuando entrenas y te esfuerzas por mejorar, tener un objetivo definido, es vital para progresar. La realidad me puso en mi lugar. 

Acudía a Elzach tras una preparación intensa a 2000 metros de altitud en Valdelinares (Teruel), 15 días de series, mucho desnivel acumulado, todo planificado para hacer una buena contrarreloj individual, una cronoescalada, corta pero ideal para mis cualidades.
 


El viernes 24 de julio a las 8:56 minutos comenzaba mi participación en la contrarreloj. ! 9 KM A MUERTE ¡ Tras 40 minutos de calentamiento en el Bkool, rueda lenticular delantera y casco de bicicleta Spiuk para crono, todo estaba preparado para las grandes citas. 


Pero mis sensaciones en el calentamiento y los días previos no habían sido buenas, no era capaz de llegar a los umbrales de vatios en las series cortas. Sin duda estaba cansado, la Bira y las 36 horas de viaje, me habían pasado factura. Intenté no pensar, sabía que la tensión de la prueba me daría un plus, además iba a darlo todo. 


Tras una arrancada con fuerza para lanzar la handbike, intenté mantener un ritmo alto de vatios pero no era capaz de lograrlo y tras el primer kilómetro, debí bajar la intensidad, un 15% menos de lo que tenía pensado.


Me costaba subir de pulso. Regulé toda la prueba y mantuve un ritmo constante, en el último km quería darlo todo pero estaba sin energía. Terminé exhausto. 

No estaba nada contento con mi rendimiento. Había rendido al 93% de mi capacidad y esperaba haber llegado al 105%. Experimenté una enorme decepción. Podría haberlo hecho mucho mejor. No obstante, terminé en el puesto 10 de la general, a 2:47 minutos del ganador, el suizo, Henz Frei, uno de los mejores handbikers del mundo. Fue mi mejor resultado en Copa del Mundo, logré puntos UCI y quedé por delante de deportistas que antes siempre me ganaban. Fui el segundo español por 5 segundos y “el cuento de la lechera” se terminó ya que en una ruta muy ratonera y sin desniveles, mis posibilidades de hacer un buen resultado eran menores.

Siempre digo, “más se aprende de las derrotas que de las victorias”, sin duda, tanto mi entrenador como yo, hemos aprendido a conocernos mejor y sacar conclusiones que serán vitales para el 2016. 

La noche de la prueba en ruta, descansé mucho mejor que el día anterior, los nervios de la contrarreloj no me dejaron dormir. Me sentía mucho mejor y en el calentamiento con el Bkool, lograba con comodidad los ritmos de vatios en las series cortas. Podía hacerlo bien.

Me situé perfecto en la línea de salida, con los mejores del mundo.

La arrancada fue impresionante y perdí sus ruedas en los primeros metros. Había mucha agresividad, roces en las curvas, choques en las defensas, gritos, así que busqué un lugar cómodo para llevar mi ritmo e ir cogiendo ruedas.


Rodaba llevando detrás a dos handbikers, observé un grupo grande de 4 handbikers y lo di todo por llegar a su altura. El grupo era potente y fuimos absorbiendo corredores hasta que formamos un grupo de 7 deportistas. Me posicioné en último lugar, el ritmo no bajaba y las primeras vueltas fueron agónicas. Arriesgaba en las curvas, entraba fuerte para salir con fuerza y seguir al grupo cuando se estiraba. El trazado urbano era sinuoso, con muchas curvas cerradas que lo convertían en peligroso. Debían completar 10 vueltas a un trazado de 4,7 km.


Tras realizar 5 vueltas, el ritmo no bajaba de intensidad. Debía arriesgar en las curvas y en una de estas, rocé la rueda trasera izquierda con un bordillo pequeño, el tubular reventó y tuve que abandonar la prueba. Son cosas de carrera, se va muy al límite y calculé mal las distancias. Sin posibilidad de cambiarlo, sólo podía retirarme. 

La valoración es positiva, descansé mejor y rendí mejor. Vuelvo a sacar conclusiones que me enseñan de cara a futuras citas. Mi pensamiento ya está en la próxima temporada. Seguiré trabajando y entrenando para que la mejora no pare. QUERER ES PODER.

Agradezco a Héctor de GREEN su ayuda y colaboración en esta prueba internacional. El invierno será duro para sacar lo mejor de mi. Gracias y hasta la próxima, que será en Jerez, el 5 de septiembre de 2015. ¡Pasad un buen verano!


XIX PARACYCLING BIRA de BILBAO


Acudí a Bilbao para participar el 18 y 19 de julio en la XIX Paracycling Bira de Bilbao, 19 ediciones del mejor Ciclismo adaptado nacional, con gran participación internacional además de ser una prueba UCI que da puntos a España para poder llevar más deportistas a los Juegos Paralímpicos.

Llegamos el viernes 17 de julio por la tarde y lo primero hicimos fue reconocer el recorrido de la contrarreloj. Pedaleé más de 1 hora en el circuito pero mis impresiones no fueron buenas; curvas muy cerradas, alta velocidad en tramos concretos y cambios de ritmo constantes, un circuito ratonero y peligroso donde habría que tener mucho cuidado para evitar un accidente.

Me alojé en el Albergue de Bilbao donde se respiraba ciclismo por todos los lados. Convivir con distintas discapacidades te hace ver las cosas de modo diferente, hay muchos ejemplos de superación, muchas personas que luchan por normalizar sus vidas y gracias al deporte lo logran.

El sábado 18 de julio fuimos a Belako para participar en la contrarreloj. Tras 40 minutos de calentamiento en el Bkool, me preparé para la prueba. Llegué a la salida muy justo, cuando contaban la cuenta atrás de los 10 segundos. Debía dar 3 vueltas al circuito de 3,7km. 


La primera vuelta la planteé tranquila pero estaba preocupado ya que por detrás salían rivales potentes que me podrían dar alcance. Trazaba las curvas con precaución y apretaba en las subidas. El calor era intenso y la sensación de húmedad alta, pedaleábamos al mediodía. La segunda vuelta subí la intensidad y empecé a doblar a varios compañeros, tracé un curva demasiado rápido y me puse a dos ruedas así que reduje la marcha, mi mente estaba puesta en Alemania una semana después. Fui a tope los dos últimos kilómetros pero mi vatios fueron bajos así que no esperaba hacer una gran resultado. Mi sorpresa fue lograr un segundo puesto en la contrarreloj, a 46 segundos del ganador. Los compañeros me comentaron que el calor les había afectado, hubo principios de golpe de calor y muchos abandonos por accidente. Salvé la jornada que era mi intención.


Tenía ganas de apretar en la ruta. Conocía el circuito de años anteriores y sabía que era muy rápido, una buena salida era fundamental para estar en el grupo de los mejores.

El domingo 19 de julio fuimos a Andoain para participar en la prueba en línea. 4 vueltas de 10 km para pedalear un total de 40km. Salimos pronto por la mañana pero el calor era intenso. La salida a tope. 100 metros llanos, curva a izquierda de 90 grados y repecho de 80 metros con un desnivel que hace daño. 


Un irlandés se puso a tirar del grupo de cabeza y lo estiro mucho durante los primeros kilómetros. Se formó un grupo de 6 handbikers en cabeza. No hubo colaboración para pedalear a relevos. Nadie quería gastar fuerzas y estar preparado para los ataques que se iban a producir. Funcionábamos a tirones. El que tomaba la cabeza, cambiaba de ritmo en las subidas. Si uno se despistaba, se subía la intensidad para dejarlo atrás. Fue una ruta lenta hasta llegar a la última vuelta. Nos quedamos 5 handbikers y se produjeron varios ataques en las bajadas pero nadie perdió fuelle. Pensé en el mejor momento para atacar. Último repecho, a 1,5 km de meta.



Se palpaba la tensión y el grupo se abrió al principio del repecho. Todos teníamos la misma idea, atacar allí. Entré en el repecho el último, y eso que intenté llegar posicionado, debí cambiar de ritmo por el lado sucio de la carretera, adelantando por la derecha. Sabía que según llegáramos arriba de repecho, llegaríamos a línea de meta. Saqué todas mis fuerzas pero coroné el repecho en tercera posición, a escasos 10 metros de los primeros. Una distancia insalvable. Al comenzar la bajada, ya los veía alejados a 100 metros. Pedaleé con intensidad hasta el final y terminé en tercera posición a 18 segundos del vencedor.


La clasificación general fue positiva, logré un segundo puesto que me dieron 13 puntos UCI. Nunca antes había alcanzado tantos puntos. Mis sensaciones no fueron demasiado buenas ya que venía del entrenamiento en altura, mi pico de forma estaba pensado para la Copa del Mundo de Elzach (Alemania) una semana después y me sentí cansado. En general, termino muy contento por lograr un segundo puesto, si lo comparo con el año pasado, la progresión ha sido enorme.  Mañana parto a tierras germanas.

“COPA DEL MUNDO de CICLISMO ADAPTADO EN SUIZA”



El lunes 14-15-16 de junio de 2015 se celebraba en la localidad de Yverdon-Les_Bains (Suiza) una prueba de Copa del Mundo de Ciclismo adaptado. Las mejores selecciones del planeta (USA, AUSTRALIA, FRANCIA, CANADA…) participan con la intención de preparar el Campeonato del Mundo de Ciclismo adaptado que se celebra entre el 31 de Julio y 2 de Agosto en Nottwil (Suiza) Cuantos más puntos UCI logre un país, más ciclista podrá llevar a eventos internacionales como las Paralimpiadas de Rio de Janeiro 2016. Estaban casi todos los mejores handbikers de mi categoría MH3 así que hacer un buen papel era complicado.


A pesar de ser el Campeón de España de Contrarreloj en 2015, no pude disputar la lucha contra el crono en Suiza por un problema de inscripción. En Copa del Mundo cada país puede inscribir 3 corredores en la contrarreloj y 6 en la prueba en ruta por categoría de discapacidad. Las 3 plazas de contrarreloj estaban ocupadas así que me tuve que conformar con la prueba en línea.



Llegue a Suiza cansado del viaje,  venía de Alemania, ya que había pasado por la fábrica de Quickie para tomarme las medidas de la nueva handbike SHARK ATTACK, el modelo que luciré la temporada 2016. Llevaba 2000 km y el culo cuadrado de tanto conducir.



La prueba en ruta de Yverdon era dura. Muchos paralímpicos comentaban que hasta ahora nunca se había realizado una prueba con tanto desnivel. El recorrido consistía en 3 vueltas de 14,5km (43,5km) a un circuito sin terreno llano. Nada más salir comenzaba una subida de 5 km con rampas que empezaban al  3% y terminaban al 11-12%, después una bajada revirada y rápida que terminaba en un nuevo repecho de 2 km al 7% mantenido, al coronar faltaban 4 km para meta en un descenso donde se superaban las velocidades de 70 km/h. Se debían dar 3 vueltas, es decir 3 veces las subidas anteriores, más de 750mt de desnivel positivo. Un circuito duro pero de los que me gustan, disfruto subiendo así que tenía ganas de medirme con los mejores.



El horario previsto de nuestra salida era a las 15h, peor imposible, demasiado calor pero por un cambio de última hora,  decidieron que la salida fuera a las 9:02 horas de la mañana después de los H4. Genial.



Tomar una buena posición en la salida es fundamental. En nuestra categoría se sale a tope y así eliminan rivales. Me coloqué perfecto, en la segunda línea de parrilla, detrás de los mejores, las ruedas que debía seguir. No me gusta arrancar con el plato grande y lo hago con el pequeño, casi nadie lo hace así pero logro una velocidad punta rápida con bastante cadencia sin reventar el brazo.
video

A 80 metros de la salida había una curva de 90º a derechas, era importante llegar con los primeros y así fue, casi no me creía estar con los mejores. Tras un kilometro comenzaba el repecho. Llevaba una media de watios alta y estaba con los mejores pero cuando las rampas pasaron al 5%, me di cuenta que ese no era mi ritmo. No podía mantener la intensidad de los primeros. Fui cediendo terreno mientras veía como los mejores abrían hueco en cámara lenta. Quizás me faltó sufrir un poco más pero los excesos se pagan y quedaba mucha carrera.



Formamos un grupo de 8 corredores y cual fue mi sorpresa, los 4 españoles que participábamos estábamos juntos. La verdad que al acercarse el mundial, todos queremos que el seleccionador del equipo nacional cuente con nosotros y quedar por delante del resto de los españoles es el objetivo de todos,  aunque con una buena labor de equipo, podríamos intentar mejores posiciones y lograr puntos UCI que es lo importante.

video


El grupo fue perdiendo efectivos en las rampas más duras de la primera vuelta. El ritmo en las rampas del 7% era elevado, intentaba no perder las ruedas de los rivales mientras buscaba el menor desgaste, se preveían hostilidades. Tras la primera vuelta, éramos 3 españoles en el grupo. En la segunda ascensión, otro español perdió la rueda y el que me acompañaba, empezó a hacer la goma. De pronto un italiano cambió de ritmo en las rampas del 7%, intenté seguir su rueda y lo conseguí con sufrimiento. Se lanzó a tumba abierta en la bajada y perdí ligeramente su rueda. Apreté en el paso por meta y volví a contactar en los primeros repechos de la última vuelta. Había hecho un esfuerzo importante y quedaba lo más duro pero iba el primero de los españoles.

Cuando llegamos a la última subida el italiano me pidió relevo, tome la cabeza e impuse un ritmo constante, manteniendo la intensidad de los anteriores dos pasos. 
video

A Los 500 metros, el italiano se dejó y afronte el 1,5 km del último repecho en solitario. Superé a varios corredores, incluso de categorías con menor discapacidad. Me veía terminando la carrera como el mejor español de mi categoría pero faltando 400 metros para coronar, apareció un compañero español. No me lo podía creer. No lo vi llegar por el retrovisor sino hubiera cambiado la intensidad. Me quede tan sorprendido que no supe reaccionar. Tomó la cabeza e intentó cambiar de ritmo pero aguante sin problemas. Comenzaba la bajada, el que entraba primero en las primeras curvas tenía muchas posibilidades de quedar por delante. A falta de 2 kilómetros para llegar comenzó a diluviar. No veía absolutamente nada y decidí no disputar el puesto. Un italiano se coló entre los dos y terminé a 15 segundos del español, el campeón de España en ruta de 2014 y 2015.

video


Terminé en el puesto 17 de la general, a más de 15 minutos del ganador, a menos de 50 segundos del puesto 13 y a 6 minutos del 6 puesto. Mi valoración es positiva, lejos de los primeros pero con los mejores del mundo. Hace un año perdía más de 30 minutos con los ganadores.   



Como siempre digo, se aprende más de las derrotas que de las victorias, nunca volveré a confiarme hasta haber cruzado la meta.



Lo próximo será la Bira de Bilbao, Copa del mundo en Elzach (Alemania) y espero que el Campeonato del mundo en Suiza. Nos vemos. Gracias a todos mis patrocinadores por su confianza, sin ellos no podría acudir a estas pruebas internacionales. GRACIAS JOSÉ MANUEL POR TODO.

¡ CAMPEÓN DE ESPAÑA CONTRARRELOJ 2015 MH3 !


El fin de semana del 16-17 de Mayo se celebró en la ciudad Castellano Manchega de Ciudad Real el Campeonato de España de Ciclismo adaptado.  Acudí como integrante de la Selección Aragonesa para participará en la categoría  MH3 de handbike. En mi mente tenía el objetivo de subirme al podio y consolidar el trabajo de estos años. Después de dos campeonatos ocupando el 4 puesto, era la hora del podio.



Ayudado por mi amigo José Manuel Carcasona, cargamos la autocaravana y nos bajamos a Ciudad Real. Dos accidentes son la base nuestra amistad, el de José Manuel, en la BTT Bodega Pirineos, donde apunto estuvo de quedarse en silla de ruedas y que le provocó una fijación cervical sin perdida de movilidad, y mi atropello, un mes después de su accidente. Él vino a verme al hospital y desde entonces somos uña y carne.




El sábado 16 de mayo a las 16:00h comenzaba la prueba contrarreloj, 18,2 km contra el crono donde tenía puestas mis mayores expectativas. El circuito se adaptaba muy bien a mis características, una prueba larga, con cierto desnivel donde poder mantener un ritmo constante y elevado. Además se unió un día de viento lateral complicado y viento en contra en la parte final de  la contrarreloj. Ideal para mi.



Después de un invierno intenso de entrenamientos, me encontraba en el mejor momento de la temporada pero una gastroenteritis 4 semanas antes del campeonato me hacían tener mis dudas. Apenas había competido este año y los rivales estaban muy fuertes, no sabía si me iba a faltar ritmo o intensidad, era una duda en silla de ruedas.




Tras un calentamiento en rodillo de más de 45 minutos, fui a la línea de salida. Comencé rápido pero sin ir a tope, cadencia alta y controlando los watios que debía  mover. Siguiendo las instrucciones de mi entrenador, debía guardar fuerzas para la parte de la subida y terminar los últimos kilómetros a tope. Los primeros 5 km los rodé a más de 40km/h, los siguientes 5 km sobrepase los 42 km/h y los 5 km restantes, con los tramos de repechos, los pasé a 25 km/h, me faltaba el último esfuerzo pero mi energía estaba en las últimas, a 3,4 km de meta el viento era en contra así que intente mover los brazos sin pensar en el dolor que tenía. Los rodé a más de 35 km/h, terminado la crono en 32:20 minutos a una media superior de 34 km/h. Estaba relativamente decepcionado, calculaba que los primeros hubieran logrado unos tiempos cercanos a los 30-31 minutos, el podio se me antojaba complicado.



Al terminar la contrarreloj me subí a rodillo para soltar e intentar eliminar parte del ácido láctico generado. Varios compañeros se acercaron a preguntar por mis tiempos, al contrastar con ellos, pues no estaba tan mal pero debía tener los tiempos oficiales. Al rato José Manuel llegó y me comentó que había hecho 3º, objetivo logrado, estaba féliz….pero una sonrisilla se dibujaba en su rostro, ¡HAS GANADO! me gritó, no me lo podía creer. Nos abrazamos mientras unas lágrimas caían por nuestros ojos. Él sabe el esfuerzo que realizo, los nervios que paso y lo que cuesta ganar un Campeonato de España de Contrarreloj. Estaba flotando, en una nube. 


Muchos compañeros se acercaron a felicitarme, sin duda, ellos también han trabajado con intensidad, entrenan casi todos los días y se esfuerzan para lograr las mismas metas que yo, saben lo que cuesta esta victoria. Esta ha sido la contrarreloj de mi vida, sin duda, ellos también tendrán la contrarreloj de sus vidas, con su esfuerzo, seguro que lograrán sus sueños.



Tras la entrega de premios, llevar el maillot de Campeón de España, morder la medalla y recibir multitud de llamadas, mensajes, etc…seguía en mi nube, con mis emociones a flor de piel, así que se me antojaba complicado dormír por la noche y a la mañana siguiente, a las 9h, debía estar formando en la prueba en línea.




Domingo 17 de mayo, 9:00h de la mañana, me había levantado a las 6:00h para desayunar y tenía que recorrer una ruta de 36,4 km, dos vueltas al circuito de la contrarreloj. Personalmente, prefiero pruebas más largas, 50-60 km, donde la base aeróbica sea más importante pero allí estaba, tras un buen calentamiento en rodillo, en la primera línea de salida.




Comencé con el deporte de la handbike a finales del 2011, durante estos años he ido adaptando mis músculos al intenso ejercicio que requiere esta actividad, he progresado de forma constante y todavía creo que me queda mucho margen para seguir creciendo. Lograr el Campeonato de España de contrarreloj era hacer realidad un sueño, era sentir que mi trabajo estaba logrado y asumí la prueba en ruta sin presión alguna.



La salida de la prueba en ruta no fue rápida y tras pasar la primera rotonda se formo un grupo de 7 handbikers. Nadie quería tomar la cabeza del grupo para no gastar energías. Tras los primeros 10 km y en vista al repecho que llegaba, comenzaron los primeros movimientos de los compañeros. Tras sobrepasar la curva que llevaba al primer repecho, cambié el ritmo y me puse a tirar del grupo buscando medir las fuerzas de los rivales. Todos aguantaron excepto un corredor que se descolgó. Me sentía bastante controlado por los compañeros, cualquier iniciativa era controlado así que decidí ir a cola de grupo para guardar energías y encontrar mi momento.



Pasamos el primer paso por meta y me mantenía relajado a cola de grupo pero justo antes del paso por una rotonda con vistas a un repecho, los rivales cambiaron el ritmo, una zona donde era imposible adelantar ya que entramos en fila de uno. No vi el ataque hasta salir de la rotonda, entonces 3 handbikers había abierto un hueco de más de 50 metros, debía sobrepasar a los que me taponaban el avance y cuando me quise dar cuenta, la cabeza de carrera estaba a más de 100 metros.




Desde entonces los observaba como abrían un hueco enorme, más de 400 metros. Subí la intensidad e intenté llegar a su altura. Muy lentamente, veía como la distancia se reducía, esperaba que no hubiera acuerdo para tirar en la cabeza y que me permitiera entra de nuevo en el grupo. Tras más de 7 km pedaleando en solitario, casi sobrepasado el primer repecho, llegué a su altura. Esperaba un nuevo cambio de ritmo que me dejará tirado ya que llegaba agotado del esfuerzo pero intenté llegar con algo de resuello para afrontarlo. No se produjo y tomé la cabeza del grupo, no quería más despistes.




Cuando recuperé el aliento, volví a intentarlo en otro repecho, pero los 3 corredores que me acompañaban respondieron con solvencia. Faltaban 4 km para meta. Desde este momento se abrieron las hostilidades. Un ataque seco de un compañero en la parte llana, todos respondimos. Al momento, otro cambio de ritmo potente antes de una rotonda, todos respondimos. El final sería al sprint. Faltaba menos de 1 km para la línea de meta, ocupaba la segunda plaza y observa por el retrovisor a los compañeros, cuando se produjo un ataque seco antes de una rotonda.  Quien entra primero en esa rotonda tiene muchas posibilidades de ganar, ya que luego viene un bajada de 200 metros que terminan en una curva y contracurva para afrontar la línea de meta.  Entre en 4 posición en la contracurva, el grupo se había estirado y ni intenté el sprint. Tal como entramos en al curva final, fue la posición del podio de la prueba en ruta.



Mi valoración de los Campeonatos de España 2015 es más que positiva. Como siempre digo, aprendo de las victorias pero más de las derrotas, la prueba en ruta de este Campeonato de España me ha enseñado mucho. Lograr el titulo de Campeón de España de Contrarreloj mantiene vivo mi sueño de poder llegar a unas Paralimpiadas, el camino es largo y para ello debo demostrarlo a nivel internacional. Aquí van a ir encaminados mis próximos pasos y espero seguir haciendo realidad mi lema “QUERER ES PODER”



Esta victoria va dedicada a muchas personas. En primer lugar a Ana, mi compañera de fatigas que soporta cada día mis nervios y rarezas. Después para mi padres y familia, mi madre me dice “gana pero no te esfuerces”, palabras que salen del corazón. A José Manuel por ser compañero de fatigas en esta batalla. A todos mis patrocinadores JCV Shipping&Solutions, QUICKIE, Spiuk, PowerBar, Clinica Sant Jordi, Trangoworld, Tinkervan, COANFI, …..etc….sin ellos este sueño no sería posible. A mi entrenador Ralf, a mi preparador físico Heko, al masajista que me recupera, Guillermo. Y para terminar a todas esas personas que a diario me muestran su cariño en la calle, por las redes sociales, donde sea, gracias a su empuje, me siento seguro y con ánimos de afrontar lo que está por venir. GRACIAS DE CORAZÓN A TODOS.





¡ VICTORIA EN MOTORLAND !


El fin de semana del 17-18 de Enero se celebró en el Circuito de Velocidad de Motorland en Alcañiz la 5ª Edición de La Invernal, un día de puertas abiertas del Circuito de Moto GP para ciclistas, atletas, patinadores y handbikes.

La jornada para los handbikers arrancaba el sábado 17 de enero a las 15h con la prueba de entrenamientos libres y “Time Trail” (contrarreloj). Día soleado con viento frío que no dificultaba la practica del ciclismo así que tras 1 hora de pedaleo para conocer el trazado técnico del circuito, el handbiker que daba la vuelta más rápida, lograba la “pole” en la parrilla de salida del domingo.
Mi objetivo era reducir el tiempo de la edición anterior (5,077 km en 10:47.750) y si era posible bajar de 10 minutos. Ambicioso pero tras un año intenso de entrenamiento, posible. Tenía grandes rivales como el actual Campeón de España de Contrarreloj en categoría H3 así que no tenía muchas expectativas de lograr la pole. Mi tiempo fue de 10:19.268, con un medía de velocidad próxima a los 30km/h. Mejoré el record del circuito que estaba en 10:22.899 desde la edición del 2013 así que mi satisfacción fue enorme. Volví a lograr la pole. Los tiempos lejanos de los rivales me indicaban que muchos se reservaban para los 100 minutos de carrera del domingo.
El domingo 18 de enero amaneció menos soleado pero sin viento así que la sensación térmica fue más agradable que la del sábado. A las 15h todos los handbikers se colocaron en la parrilla de salida y tras el semáforo en verde, comenzaron los 100 minutos de handbike.
Aprovechando mi privilegia posición, intenté hacer un salida rápida para llegar el primero a la primera curva y afrontar el fuerte repecho posterior. Lo logré pero con dos handbikers pegados a mis ruedas. 
Marqué el ritmo en la subida y al comenzar la bajada, tras pasar la curva del sacacorchos, soltamos a un rival, formando una cabeza de carrera con dos corredores. Íbamos rápidos, quizás demasiado y me pase en la trazada de la curva que nos conducía a la bajada de 1 km. Me pasé el piano, la zona de moqueta y me acerque peligrosamente a la zona de graba, momento que aprovechó el rival para tirar con fuerza y distanciarse más de 100 metros.


En el primer paso por meta perdí 10 segundos con cabeza de carrera.

Sin perder el contacto visual, intente regular las fuerzas, tirar fuerte en la subida y recuperar en la bajada pero la distancia con la cabeza se ampliaba, en el segundo paso por meta perdía más de 20 segundos. La carrera se me estaba escapando.

Volví a hacer un esfuerzo para subir con intensidad y en el tercer paso por meta lo veía más cerca pero no era capaz de cogerlo. Aceleré el ritmo y en repecho del 6% decidí ir a por él, apreté los dientes y con sufrimiento llegue a su altura.
Los siguientes dos pasos por meta me dediqué a ir a su rebufo, ahorrando energías, tratando de recuperar sensaciones después del esfuerzo anterior. Llevábamos 5 vueltas, 25 kilómetros y nos acercábamos a 1 hora de carrera.

Desde la sexta vuelta intenté presionar al rival. Subía el ritmo en los repechos, aceleraba en el paso por meta, tomaba la cabeza del grupo buscando que la carrera no perdiera intensidad y que el rival fuera perdiendo su energía. Intentaba atacar sin mucha convicción y rápidamente llegaba el rival a mi altura. Controlando el tiempo, 20 minutos para completar los 100 minutos, calculé que faltaban dos vueltas para terminar y empecé a incrementar las hostilidades.

En el tramo final del repecho de la penúltima vuelta, ataqué con fuerza y abrí un hueco de 200 metros, pensaba que era el definitivo y me fui a por la victoria pero tras trazar de forma horrible el sacacorchos y salirme de pista en un curva, volvió a darme caza en la bajada. Estaba como siempre y con varios cartuchos de energía malgastados.
Manteniendo una alta intensidad, afrontamos la última vuelta. Al comenzar el repecho el rival me adelanta, temo el cambio de ritmo así que acelero, con la adrenalina por las nubes, decido pasarlo por el interior y darlo todo en la subida, es el momento, ahora o al sprint. No bajo la intensidad y observo que abro un hueco importante, corono el repecho con una amplia distancia y me propongo trazar las curvas con prudencia para no perder lo ganado. Salvo los escollos técnicos y fuerzo en la bajada, no veo al rival y me veo ganador. Paso por meta pasados escasos segundos los 100 minutos de carrera y concluyo la prueba con una enorme alegría.
Alegría por haber ganado al actual Campeón de España en contrarreloj, la primera vez que lo logro. Alegría por haber mejorado mi tiempo del año pasado en más de 10 minutos (1:50:11 en 2014 y 1:40:10 en 2015). Alegría por haber mejorado en más de 5 minutos el tiempo de la prueba (año 2013, 45 km en 1:45:43) Alegría por terminar la prueba sin percances y saber que todos los esfuerzos en entrenamientos y preparación, están teniendo su recompensa. Continúo mejorando, creciendo y aprendiendo.

Agradecer a Motorland Aragón la organización del evento, agradecer a todos los asistentes su presencia (este año han venido de Valencia, Madrid, Barcelona, Sevilla….etc), agradecer a Spiuk y Quickie su esfuerzo por colaborar con nosotros con esos magníficos regalos que nos han hecho y agradecer a JCV Shipping & Solutions su confianza y cariño. La Invernal sigue mejorando y es gracias a vosotros. GRACIAS
Os dejo con algunas imágenes espectaculares de la prueba y os espero en próximas ediciones. Seguiremos mejorando.


"3º EN LA BEHOBIA-SAN SEBASTIAN"



El pasado domingo 9 de noviembre se celebró una de las pruebas deportivas más antigua y con más atletas de toda España, la 50 edición de la Behobía-San Sebastián. Más de 30.000 deportistas, repartidos entre atletas a pie, patinadores, sillas de atletismo y handbikes, debían recorrer los 20 kilómetros que separan ambas poblaciones.




En un día que amenazaba lluvia y con 4 gotas sobre le asfalto, tenía lugar la salida de las handbikes a las 9:30 horas y así escalonadamente hasta las 10:00 horas donde comenzaba la prueba de los atletas a pie.



Arrancó con plato mediano esperando ganar agilidad y vatios pero después de un tiempo sin competir, la falta de ritmo es evidente y no puedo alcanzar la cabeza de la prueba. Me sitúo en 5ª posición, a la captura de rivales.

 
Voy por la derecha, el de naranja (Foto Diario Vasco)

Al llegar al alto de Gaintxurizkta, km 6, superó a un rival y me voy junto al francés Olivier Lambert en busca de los escapados que circulaban a escasa distancia.



Aquí fue el momento clave de la carrera, viendo al segundo clasificado a escasos 100 metros, tomo la decisión de quedarme con Olivier para intentar recortar distancias juntos. Si hubiera arrancado a por el segundo clasificado, hubiera quemado un cartucho de energía que luego me podría haber hecho falta, no tuve la ambición necesaria para ir hacia delante pero al ser una prueba corta de 20 km, debía haberlo intentado.



No lo hice ya que estoy en pretemporada, haciendo la base para el 2015 y no es conveniente pasarme en los esfuerzos. Decisión tomada, trabajamos juntos con Olivier para reducir la distancia pero al no ir con todo, el tiempo con la cabeza se amplió.



Sabía que debía jugarme el 3 puesto con el francés. Al tener un físico espectacular, tipo culturista y ser más pesado que yo, no podía esperar al sprint ni intentar escaparme en la bajada, sólo podía tener éxito subiendo. El alto de Miracruz, en el km 16, es el punto más duro de la prueba, con los mayores desniveles y el lugar donde debía atacar si quería tener alguna posibilidad.



Llegado el km 15, realice mi relevo y le pedí el cambio esperando que él tuviera que pedalear en los primeros metros del repecho. La táctica salió perfecta y comenzó él la subida. Observaba que iba muy lento, esperaba mi ataque.


El repecho no tiene un kilómetro de distancia así que no podía esperar mucho. Pasados 200 metros del comienzo de la subida, cambié de ritmo. Arranqué con fuerza pero el fránces no se despegaba. El pulso se disparó e intenté mantener la intensidad pero poco a poco la fui perdiendo. Llevaba a Olivier pegado como una lapa y cada vez faltaba menos para coronar. Decidíi dar un poco más. Agaché la cabeza, cerré los ojos y apreté con todo. Faltaban 300 metros para coronar y el francés cedió. No podía relajarme y debía ampliar el hueco ya que en la bajada me iba a recortar. Faltaban 3 km para meta y lo dí todo. Logro el pulso más alto, mantengo una media de vatios elevada y voy como un tiro para meta. No disfruto del increíble entorno, de la gente y sus aplausos. Concertado en el asfalto y las trazadas de las curvas, empiezo a pasar arcos de meta pero ninguno es el definitivo. Voy muy justo de fuerzas pero no observo al rival por el retrovisor.



Logro entrar en 3ª posición, con un tiempo de 43:14 y media de velocidad de 27,65 km/h, a 1 minuto del 2º clasificado, el francés Alain Fuss (categoría H4) y a 3:23 minutos del 1º, el francés Yannik Graet, quien ganó este año la prueba en ruta UCI de la Bira de Bilbao en categoría H3.


Mi valoración es positiva, ya que regresaba a la competición después de un tiempo parado por infecciones de orina que me han impedido participar en la Vuelta a Mallorca en handbike o en el Criterium de la Val d´Uxio. Tenía ganas de apretar un poco y la verdad que me ha venido bien. Ahora regreso a los entrenos bajos de pulso y a sumar kilómetros para llegar al 2015 en la mejor situación posible.   

Con el ganador de la prueba a pie, José Carlos Hernández Cabrera (1:01:37)

Espero que esto sirva de referente para incluir a deportistas con handbike en pruebas de atletismo, sólo es cuestión de voluntad. Enhorabuena a KEMEN por su trabajo con la discapacidad.



Gracias          

"LOBBACH, ALEMANIA"


No quería terminar el 2014 sin contaros mi experiencia en LOBBACH, Alemania, otra prueba internacional a la que acudí el 9 de agosto.



Tras mi experiencia en 2013 en Heidelberg, una prueba de handbike rapidísima donde rodé 42 km a una media de 34 km/h, regresaba a Alemania, uno de los países donde más afición hay a la handbike y por lo tanto, con más nivel en este deporte.



La prueba consistía en dar 5 vueltas a un circuito de 8 km, con tramos de pendiente al 5% y pronunciadas bajadas donde tirar de frenos era obligatorio para trazar las curvas posteriores. Un circuito técnico con un tramo plano muy rápido donde era importante, saber cómo y cuándo apretar para mantener las buenas ruedas.

Cómo me inscribí el último en la prueba, salí el último en la carrera. Mis posibilidades de estar con la cabeza se convierten en remotas desde el momento que tengo más de 75 handbikers por delante. Mi objetivo se convirtió en hacer una buena salida, ponerme a tope un par de kilómetros hasta agarrarme a algún grupo donde pudiera rodar cómodo y rápido.



Doy todo en la salida. Adelanto hanbikers por la derecha e izquierda. El pulso se dispara, no quiero mirarlo. Observo 3 handbikers delante y me esfuerzo por llegar a su altura. Lo logro pero como llego muy justo, un tirón del grupo y me descuelgan. Se produce un relevo y el que entra lo hace muy fuerte, sufro por mantener la rueda pero lo logro. No estoy para dar relevos, me mantengo el último de grupo mientras recupero sensaciones y observo a los rivales. Parecen fuertes. Recuerdo a un francés que compitió conmigo en la UCI WORLD CUP de Cuellar (de hecho, entró por delante de mi). Pienso que será el rival a batir, lleva la cabeza del grupo y tira con fuerza. Cuando alguien se empecina en tirar y no se aparta para el relevo, o esta muy fuerte o caerá como la fruta madura. Tira del grupo y completamos la primera vuelta. En un repecho, un alemán toma la cabeza y da un tirón. La fruta madura cae y se pierde en el retrovisor. Los esfuerzos se pagan, nadie perdona.



Nos quedamos 3 en la cabeza del grupo. Un italiano, una alemán y un español como un buen chiste. El italiano empieza a hacer la goma. Se descuelga y se vuelve a unir. Puede ser una táctica de carrera. Colaboro con el alemán en los relevos, guardando fuelle para cuando entra él ya que siempre se produce un tirón que puede descolgarme. El italiano se pierde en la tercera vuelta y continúo colaborando con el alemán. Vamos rápidos.





Me siento cómodo y me planteo el desenlace de la carrera. Atacaré en el tramo del 5%, una cuesta de 500 metros, a 1,5 km de meta. Faltan 800 metros para completar la cuarta vuelta y comenzar la última. Empiezo a ahorrar energía para el ataque. Me sitúo detrás del alemán y busco un desarrollo cómodo con más cadencia. Subo piñones con el plato grande puesto. De repente, la cadena salta y me quedo parado a 600 metros de meta. No hay nadie que pueda echarme una mano. Desespero. Observo como me adelantan. Tengo que intentar llegar a meta para que alguien me ponga la cadena, pienso nervioso. Empiezo a impulsar las ruedas traseras con los brazos. Estoy en una cuesta y es un suplicio pero si lo supero, luego viene un breve descenso que me llevara a meta. Pasan más de 5 minutos y llego a meta. Pido ayuda pero no me entienden. Un espectador se acerca y tira de la cadena. Está muy atascada pero lo logra. Pone la cadena en su sitio y continúo a tope.

Pedaleo solo, sin grupo y adelanto a rivales. Estoy en la última vuelta y he perdido más de 6 minutos. La culpa de la salida de la cadena es mía. Primero por forzar tanto la cadena, iba muy cruzada con el plato grande y el piñón más grande. Segundo, por no haber probado en condiciones la bicicleta tras haber cambiado la maneta en la última carrera.



Completo la prueba, terminado en el puesto 17 de la general. Insatisfecho por mi error y falta de previsión. Contento por la lectura de la carrera, supe nadar y guardar la ropa para el esfuerzo final aunque el desenlace no fue como esperaba. De todo se aprende. Nada cae en saco roto.