"UCI WORLD CUP SEGOVIA 2014"



El fin de semana del 25-26 de julio, acudí a la localidad segoviana de Cuellar para participar en una  prueba UCI WORLD CUP de Ciclismo adaptado, la única prueba de Copa del Mundo que se celebra en España.



A esta prueba UCI WORLD CUP de Segovia acuden las mejores selecciones del mundo (Estados Unidos, Sudáfrica, Alemania, Francia, Corea del Sur, Australia y Rusia entre otras), todas buscan lograr el mejor resultado posible de cara a la gran cita de agosto en Grenville (USA), el Campeonato del Mundo, donde está en juego el famoso maillot arco iris. 

Willian Lachenauer (USA)

El deporte de la handbike es muy explosivo y como corredor de fondo, he tenido que adaptar los entrenos para mejorar mis defectos. Tras una buena base aeróbica en invierno, han sido una constante de mi entreno los cambios de ritmo, las arrancadas en parado que simulan las salidas de las pruebas y las series en las cuestas más pronunciadas del Somontano para mejorar la explosividad y potencia. Mucho trabajo para  ir transformando poco a poco mis características. Así que llegaba a Segovia con más de 7.500 km pedaleados en los brazos desde que comenzó 2014. Cansancio enorme pero mayor ilusión, estaba en uno de los momentos más importantes de la temporada, atrás quedaban la lesión de muñeca y las dichosas infecciones de orina que me han perseguido todo el año.


La marca SPIUK me había diseñado una nueva equipación personalizada que estrenaba en Segovia, era el momento de darlo todo, siendo consciente de mis capacidades y limitaciones frente a los monstruos que tendría como rivales.



Competía por primera vez en Segovia y lo hacía como independiente. Para participar en la contrarreloj UCI WORLD CUP sólo había 3 plazas por país y como quedé 4º en el Campeonato de España, no me correspondía el puesto así que me tuve que conformar con la prueba en ruta donde había 6 plazas por nación. Lo ideal es ir seleccionado, representando a España pero me falta mucho nivel así que seguiré trabajando.




El viernes pude apreciar la contrarreloj: los mejores del mundo, ambiente serio, máxima concentración, máquinas alucinantes y gas. Volaron. Os dejo algunas fotos de la salida.

Vittorio Podesta (ITALIA)


Heinz Frei (SUIZA)
El sábado 26 de julio era mi turno. Salida de la prueba en ruta a las 15:30 horas,  sol de justicia y 37º centígrados en el ambiente, que reflejados en el asfalto ascendía hasta los 48º. Nunca había competido con tanto calor así que me hidraté bien y me preparé dos bidones PowerBar para la carrera, uno con agua y el otro con sales ISOMAX (sales minerales con algo de cafeína)



La prueba en ruta de la Copa del Mundo de Segovia es dura. Debíamos dar 5 vueltas a un circuito de 12 km hasta completar los 60 km totales, cada vuelta tiene un repecho adoquinado de aproximadamente 800mt al 6-7% de desnivel. Una de las carreras más largas que he hecho desde que voy en silla de ruedas y mi primera experiencia en pavés con la handbike. 



mostruos que tendrciones de orina que me han perseguido todo el añoes frente a los mostruos que tendr

Bajo ese calor insoportable me situé en la línea de salida. Arranqué fuerte, apuré la entrada en curva de una rotonda y el apelotonamiento de corredores para reducir distancias, mantuve la intensidad durante varios minutos y con el pulso por las nubes, encontré la rueda de los rivales con quien creía que tenía que estar. Primer objetivo logrado, hacer una buena salida. Observábamos a un grupo a escasos 5 metros, intentamos llegar hasta ellos pero fue imposible, la distancia se amplió hasta  10 metros y poco a poco, en cámara lenta, vi como se van alejaban así que decidimos encontrar nuestro ritmo. Rápidamente entramos a colaborar con los relevos.



Tras varios relevos, me situé en cola del grupo buscando recuperar en la bajada para arrear en la cuesta adoquinada. Llevaba 11 km y quedaba lo más duro. Arranqué con fuerza los primeros tramos del repecho pero pronto observé que algo no marchaba bien.  Las fuerzas habían menguado y no era capaz de mantener la rueda de los rivales. Así que decidí regular y subir a mi ritmo. ¿qué me pasaba? No veía normal que me soltaran en la subida, venía entrenado y preparado para ello.



Cuando compito, suelo mantener ritmos altos y constantes tanto de pulso como de vatios durante casi toda la prueba, pero aquí observaba que el pulso seguía por la nubes y los vatios bajaban por momentos. Las fuerzas me estaban desapareciendo, no era capaz de mantener los vatios normales de mis carreras. Ofrecían echarme agua por encima para bajar la temperatura corporal pero lo rechazaba por temor a perder las gafas, ganar peso y cualquier otro pensamiento.




En esos momentos no era consciente de lo que me pasaba pero luego, analizando la carrera, llegue a varias conclusiones. El calor era horrible y al pedalear a escasos 15 cm del suelo, la sensación de angustia era mayor. Sufro una lesión medular, eso significa que las funciones de termorregulación corporal no funcionan como las de cualquier persona, en mi caso, sólo sudo desde el pecho a la cabeza, sólo puedo eliminar el exceso de calor corporal por esas partes. Durante la carrera, mi cuerpo no era capaz de reducir el exceso de temperatura interna y estuve a punto del colapso.


Viendo que algo no andaba bien y que mi clasificación no peligraba, decidí regular para terminar la prueba. Acabé en el puesto 23, de un total de 31 participantes (solo terminaron 26), mejorando notablemente mis resultados de la Copa del Mundo de Italia y siendo el tercer mejor español.


Mi valoración es positiva ya que nunca había competido con tanta calor. Creo haber tomado la decisión correcta, pensé que me iba a dar algo y  bajé la intensidad para evitarlo, se trata de sumar y aprender. Siempre soy de los que sale a entrenar tarde pero este año he madrugado como nunca y me ha faltado entrenar con calor. En fin, otro aprendizaje más.


Agradece la confianza de JCV Shippings & Solutions, Quickie, COANFI, PowerBar, Clinica Sant Jordi, Federación Aragonesa de Ciclismo y Trangoworld entre otros.

Con Vitorrio Podesta (ganador de la ruta) y Vicente Yangüez "el Chano"
GRACIAS, VOLVEREMOS EL AÑO QUE VIENE PARA HACERLO MEJOR.

"PARACICLYNG BIZKAIKO BIRA 2014"




El fin de semana del 5-6 de julio, se celebró en Bilbao la XVIII edición de la Paracycling Bizkaiko Bira, una prueba internacional UCI de ciclismo adaptado que reunió a diferentes selecciones nacionales y ciclistas con discapacidad de diferentes rincones del mundo. 

Acudí con ganas, ilusionado después de estos últimos meses donde no he tenido buenas sensaciones, muchas infecciones de orina y antibióticos que me han dejado sin fuerzas. Objetivo; mejorar los resultados del año pasado.



El sábado 5 de julio, en la localidad vizcaína de Mungia, a las 11:30 horas, tomaba la salida en la prueba en ruta. Gran ambiente y participación, más de 30 handbikers para recorrer 4 veces un circuito de 10 km, con  bastantes repechos (algunos del 7%) y bajadas pronunciadas, para completar los 40 km del trazado.
 


Tras una salida rápida, me situé en un grupo de 4 corredores que perseguía a la cabeza de la prueba, el ritmo era intenso pero las distancias se mantenían, terminado en 6ª posición de mi categoría, a poco más de 2 minutos del ganador de la prueba, el francés Yanik Le Graet.


Mi valoración es más que positiva, si el año pasado terminaba la prueba en 1:36 horas, este año la he completado en 1:17 horas, mejorar en un año cerca de 20 minutos, es muchísimo.



Rodé a más de 30,5 km/h y logré los primeros puntos UCI de la temporada. Según el cómputo total de puntos UCI que logran los deportistas de un país, ese país tendrá asignadas más o menos plazas para poder llevar ciclistas a unas Paralimpiadas, el ciclista que más puntos tenga, en teoría, tendrá más posibilidades de ser llevado por la selección de su país, y es en teoría, ya que la decisión final será del seleccionador nacional, en este caso, el exciclista profesional Félix Garcia Casas.



El domingo 6 de julio, a las 10:00h, en la localidad de Elorrio, se celebraba la contrarreloj. Sobre un trazado de 8 km con desniveles importantes para las handbikes, los ciclistas debían dar 2 vueltas para completar los 16 km de la crono. 


Pretendía salir regulando en la primera vuelta para terminar dándolo todo en la segunda vuelta, como siempre. Detrás mi y cada 30 segundos, salían los mejores handbikers de la prueba del sábado, así que era muy probable ser doblado.


Arranqué con fuerza y mantuvé una intensidad elevada, sobrepasando a muchos handbikers. A escasos 4 km para terminar la prueba, fui adelantado por el actual campeón de España en contrarreloj, el sevillano Marco Baena, que salía dos puestos por detrás, sin perderlo de vista, llegamos al sprint cediendo tan sólo 1 minuto.




Hoy he terminado 4º de mi categoría, a 1 minuto del bronce y del actual campeón de España de la especialidad, ganando por primera vez a handbikers que hasta ahora nunca había podido con ellos, aunque sólo fuera por 2 segundos. Completé los 16 km en 32:04 minutos, rodando a más de 29 km/h y obteniendo más puntos UCI.

Después de cada prueba, observo mis carencias y sé donde debo mejorar, mis entrenos pretenden corregirlas, queda mucho pero vamos por buen camino gracias al trabajo con Phondy, Miquel y al cariño que recibo de vosotros. 

En el cómputo de los dos días de competición termino con un magnífico 5º puesto que me mantiene ilusionado de cara a la próxima cita, la Copa del Mundo de Ciclismo adaptado que se celebra en Segovia los días 25-27 de julio. Allí acudirán los mejores handbikers y me van a dar "pal poco pelo que tengo", pero espero mejorar mi última actuación mundialista de Italia, donde no llegué en las mejores condiciones por las molestias que sufría en la muñeca.  

Nos vemos y gracias por vuestro aliento. ¡¡VAMOS!! 
¡Aitor, gracias por las fotos!

"CAMPEONATO DE EUSKADI 2014"



El fin de semana del 31 de mayo y 1 de junio, se celebró en las localidades vascas de Andoain y Zarautz el Campeonato de Euskadi de Ciclismo Adaptado. Una prueba ejemplar que va por su séptima edición y que cada año mejora para el disfrute de sus asistentes.

El sábado 31 de mayo amaneció lloviendo, la contrarreloj era a las 16:00h y por suerte el sol empezó a lucir poco antes de iniciar la prueba. Salí en penúltimo lugar gracias al puesto logrado el año anterior. Cada 30 segundos, las diferentes handbikes tomaban la salida en un circuito urbano de 1,25 km (una calle hacía arriba y otra hacia abajo) al que debían dar 3 vueltas hasta completar los 3,8 km del trazado. Una crono explosiva donde no era posible reservar energías.

Intenté calentar bien para salir con un pulso alegre pero tras la espera en la línea de meta, el pulso se hundió. Arranqué con fuerza, logrando los máximos vatios en salida de todas las carreras del año pero llevaba excesiva cadencia y no me encontraba del todo a gusto. La trazada de las curvas de 180 grados provocaba una reducción de la velocidad importante, casi parar, para volver a arrancar con fuerza tras la trazada. Como siempre fui de menos a más pero no pude doblar a los rivales que tenía próximos, por el contrario, Víctor Rotaru, que salía último como ganador del año pasado, me pilló en la recta final de la contrarreloj.

Al final terminé 2º con un tiempo de 7:27, ganando Rotaru con un tiempo de 6:55. Rodé a 30,5 km, mejorando considerablemente los tiempos del año pasado donde logré una velocidad media de 27,9 km/h. Como siempre no estaba satisfecho ya que había perdido más de 30 segundos con el actual Campeón de España en ruta. Se que lo puedo hacer mejor pero esta vez, no pudo ser.



El sábado 1 de junio, a las 9:30 h de la mañana, tenía lugar la prueba en ruta. En un trazado de 9 km que nos llevaba de Zarautz a Getaria, debíamos dar 4 vueltas hasta completar los 36 km de la carrera. Me posicioné en línea de salida de los primeros y arranqué con fuerza, los primeros 500 mt fui en cabeza llevando tras de mi a varios handbikers. Cuando empezó un pequeño repecho, Rotaru imprimió más ritmo y consiguió distanciarse, no supe reaccionar y marchó en solitario.

Mantuve una intensidad elevada, sin ser máxima, llevando tras de mi a dos handbikers. Completé una vuelta y media tirando del grupo, unos 14 km y decidí parar a la espera que los rivales tomaran la iniciativa. Se pusieron en cabeza pero bajaron el ritmo, a la expectativa de lo que hacia. Aquí me planteé los dos tipos de carrera que podía hacer; subir la intensidad a cotas máximas para intentar soltarlos y que las distancias con Rotaru fueran menores o plantear una carrera de ataques continuos, con cambios de ritmo que fueran mermando poco a poco las energías de los rivales. Casi siempre opto por la primera opción y esta vez opté por la segunda.

Fue una carrera donde me lo pasé genial. Utilicé todo tipo de estrategias para arrancar donde creía que podía hacer daño. A la salida de una curva, en el repecho, en la bajada, quedándome el último para cambiar el ritmo, perdiendo 20 metros como señal de debilidad y esperar la arrancada de los rivales buscando desgastar sus fuerzas etc. Fueron más de 15 ataques donde uno u otro de los rivales se turnaban para salir a mis arrancadas. Fue puro ciclismo, lo disfrute. La verdad que nunca conseguía abrir grandes distancias ya que ni soy un tipo potente ni forzada la máquina en exceso (siempre tienes que reservar algo de fuerza por si te devuelven el palo), esperando que las energías de los rivales fueran mermando. Quería jugarme el 2º puesto en un ataque final máximo a 3-4 km de meta, y no llegar al sprint donde mis posibilidades, hoy por hoy, son reducidas.

Tras el paso por meta de la última vuelta, uno de los rivales pinchó y el grupo se redujo a dos para los últimos 9 km. En la parte más dura del repecho el rival intentó atacar, respondí y me situé a su rueda. Yo tenía previsto atacar justo después del repecho, en un tramo de bajada, donde mi mayor peso corporal respecto al rival fuera una ventaja. Sabía que el desgaste de energía del compañero tras el cambio de ritmo fue importante, así que arranqué con fuerza para abrir un hueco de 20 metros que se amplió a 100 metros en poco tiempo. Mantuve la intensidad hasta meta y llegué 2º de mi categoría y 3º de la general, detrás de los actuales Campeones de España.




Fue una carrera donde no seguir la rueda del mejor en la salida me decepciona, todavía no estoy a su nivel, pero por otro lado, sé que en el mundo de la handbike los cambios de ritmo y los picos de potencia máximos son fundamentales y hoy hubo mucho de eso. Sin duda me ha servido como un magnífico entreno de cara a próximas competiciones internacionales donde espero ir mejorando. 

La organización ¡CHAPEAU! da gusto venir a Euskadi para disfrutar del ciclismo. Recibí una “txapela”, como no había nadie de H2 que terminara la carrera, la organización decidió darme el galardón como 3º de la general. Agradecido con el detalle, espero regresar algún día para ganar.

"MEDALLA DE CHOCOLATE"


El pasado 17-18 de Mayo se celebró en la ciudad castellano manchega de Ciudad Real el VI Campeonato de España de Ciclismo Adaptado. Suelen acudir las selecciones autonómicas así que junto a  Luis Mellado (categoría C4 de bicicletas) y yo (categoria H3 handbike) fuimos en representación de Aragón. Nuestro amigo José Manuel Carcasona nos brindo su magnífico apoyo. Gracias "Carqui"




El sábado 17 de mayo se disputó por la tarde la prueba de contrarreloj. Por mis cualidades de fondista y los test que realizo con los vatios, las cronos no deben ir mal. Mantengo bien la intensidad y regulo el esfuerzo, así que tenía esperanzas de hacer un buen papel aunque no llegaba en mi mejor estado de forma tras los problemas con la muñeca. El calentamiento con el BKOOL me ayuda a estar a tope en la salida.


Mi planteamiento para la contrarreloj de 18,2 km era salir con una intensidad elevada para ir subiendo progresivamente y terminar dándolo todo. Justo en el km 8, cuando comenzaba el repecho fuerte, dejaría las reservas y a muerte hasta la meta. Me gusta utilizar la referencia del pulso y los vatios de potencia que muevo para observar si voy a tope o puedo dar un poco más. Por casualidades del destino, el día de antes los vatios dejaron de funcionar y perdí una de mis referencias básicas.



Arrancó fuerte, mantengo un pulso de 174 y en el repecho subo a 185, desde allí mantengo mi corazón a más de 180 pulsaciones hasta cruzar la línea de meta. Termino con un pulso medio de 178 y una velocidad media de 31,5 km/h parando el tiempo en 35:06. La verdad que cuando veo la velocidad final ya soy consciente que a pesar de haberlo dado todo, no he hecho buena contrarreloj, debería haber estado cerca de los 33 km/h para optar a una medalla. Quedé en 4 posición a 2:21 minutos del ganador Marco Baena. Mucho tiempo de diferencia. Mucha distancia. Este año he sacado cronos a 33 km/h y experimenté cierta decepción ya que sé que lo podía haber hecho mejor.




Terminé la contrarreloj exhausto. No paraba de toser y mi cansancio era palpable así que estaba preocupado para la prueba en ruta del domingo. La noche del sábado descansé fatal y debía estar a las 9 horas en la línea de salida. En las pruebas de handbike la salida es vital, si sabes situarte bien y tomar una buena rueda, puedes rodar con el grupo de arriba, de lo contrario te arriesgas a una carrera en solitario donde las distancias se aumentan y terminas solo y extenuado. Al terminar 4º en la crono, me situaron en la primera línea de salida de la prueba en ruta.

Arranqué a tope y llegué a la trazada de la primera curva en 2ª posición, no me lo esperaba pero fue fundamental para situarme en el grupo de cabeza. Los primeros kilómetros se ruedan fuertes sin que nadie tome las riendas, se van descolgando corredores hasta que formamos un grupo de 5 handbikers. Se palpa la tensión, movimientos bruscos y nadie deja espacios para los otros. 

En el km 8 comienza el repecho de 1 km, era el lugar donde esperaba más hostilidades y los temidos cambios de ritmo. La entrada en la curva que da acceso al repecho es terrible, nadie quiere quedarse atrás, saben que abrirán gas nada más comenzar la pendiente. Entro el tercero y espero los cambios de ritmo que no tardan en producirse. Dos hanbikers marcan un ritmo elevado y poco a poco abren un pequeño hueco. Intento mantener la rueda del que llevo delante, sé que es el momento de sufrir, mi pulso se dispara a pesar del cansancio. Consigo mantener la rueda.  Al coronar el primer repecho, dos corredores han abierto una distancia de 10 metros que se amplia a 20 metros en el segundo repecho, es imposible reducir distancias. Se han formado dos grupos, uno en cabeza con 2 corredores y otro perseguidor de 2 handbikers, me encuentro en el segundo. Salgo tocado del repecho y no puedo dar un relevo para intentar su captura. Mantengo la rueda del compañero, voy cómodo.



Este es el momento clave de la carrera. Mis pensamientos están en ir a por los escapados o quedarme detrás del compañero, guardando fuerzas para disputar la medalla de bronce en el sprint (uno de mis puntos débiles) Decido guardar las fuerzas ya que temo entrar en los relevos y sufrir un desgaste considerable que propicie una arrancada del compañero en cualquier relevo. Fue un error. Debería haber hablado con él y haber intentado la captura del grupo de cabeza, haber acordado una colaboración sin ataques mutuos que nos permitiera reducir las distancias.



Como la conversación no se produjo, nuestra velocidad se mermo reservando fuerzas para el sprint final. A falta de 1 km para la línea de meta, intenté tomar la cabeza de mi grupo pero el compañero lo interpretó como un ataque y cambio de ritmo. La entrada en la meta tenía varias curvas peligrosas, un callejear donde reducir distancias es complicado. El compañero me abrió un hueco de 20 metros que ya no pude reducir, entrando en línea de meta en 4ª posición. Otro año me llevaba a casa la medalla de chocolate.



Mi sensaciones fueron dispares. Por un lado positivas, era la primera vez que aguantaba la rueda de los mejores (el año anterior, terminando 4º, las distancias con los tres primeros fueron enormes) y este año había optado a la medalla de bronce. Por otro lado negativas, terminé los 37 km en 1:07:54, a 32,5 km/h pero con un pulso medio final de 158 pulsaciones, 20 menos que en la contrarreloj. Terminé con la sensación que podría haber hecho más para estar en la cabeza, que podría haberme esforzado más por reducir la escapada. Sin duda me faltó experiencia, el saber hablar con el compañero en carrera, me falto tomar la decisión adecuada en el momento oportuno.



La valoración personal de mi campeonato no es buena. Soy exigente conmigo mismo y este año mi objetivo era el podio. Sé que he mejorado mucho, sé que no llegaba en las mejores condiciones pero por otro lado sé que he estado mejor esta temporada y no he sabido llegar al momento más importante en las mejores condiciones.



Agradecer la confianza a todos los patrocinadores y colaboradores: JCV, QUICKIE, COANFI, Clinica SANT JORDI, Spiuk, PowerBar, Trangoworld….etc No ha podido ser pero lo seguiré intentando. El año que viene daré todo por optar al campeonato. Es mi objetivo, es mi sueño. QUERER ES PODER.   

"MI PRIMERA COPA DEL MUNDO DE HANDBIKE"


El fin de semana del 10 y 11 de mayo de 2014, se disputaba en Castiglione della Pescaia, Italia, una prueba de copa del mundo de Paraciclismo donde se daban cita las mejores selecciones del planeta (USA, Sudáfrica, Korea…etc) Es posible acudir como deportista independiente así que decidí participar principalmente por dos motivos; 1. la experiencia de estar con los mejores del mundo y ver donde estoy, y 2. ser valorado de forma oficial por los médicos de la UCI (Unión Ciclista internacional) para que me clasifiquen de forma concreta en una categoría de handbike. 

Con la autocaravana tomamos un ferry que nos llevo de Barcelona a Civitavecchia y de allí un paseo de 130 km hasta Castiglione. Montar la handbike, prepararla y salir a rodar para conocer los circuitos de la contrarreloj y la prueba en ruta. 



El jueves por la tarde tenía la clasificación médica de la UCI y acudí a la cita expectante. Competir en una categoría inferior a la que estoy, me abría la posibilidad de estar con los mejores en breve; mantener la categoría H3, hace complicado lograr el sueño paralímpico, por no decir imposible,  ya que el nivel de la categoría es enorme y compito con una de las peores lesiones del circuito. Al final, mantengo la categoría H3 en estado revisable. La clasificación no me beneficia pero es la previsible, mis objetivos deportivos se complican pero como buen aragonés, seguiré luchando por lograrlos.

Llegaba tocado de la muñeca derecha a la Copa del Mundo de Italia, la maratón de Madrid me había dejado unas secuelas importantes. Infiltración, antibióticos y antiinflamatorios así que mi intención era probar la muñeca pero sin darlo todo, con cierta contención ya que la próxima semana tengo el Campeonato de España de handbike y es ese el objetivo deportivo primordial de la temporada 2014.



El ambiente de la contrarreloj era excepcional. Citación de corredores, control de firmas, mediciones UCI, cajón de salida… estaba en una de las mejores pruebas de paraciclismo del mundo. Mi estado era de tranquilidad frente a la tensión que veía en los compañeros. Me faltaba esa subida de pulsaciones que experimento antes de comenzar una prueba.  No podía salir relajado ya que quedar último era lo más probable, estaba con los mejores del mundo de la especialidad.


 Arranqué fuerte hasta lograr un pulso alto y lo mantuve toda la prueba sin llegar a los máximos que puedo desarrollar. Mi velocidad media era de 31-32 km/h en un circuito plano de 15 km con un asfalto desastroso. Llegado al km 6, sobrepasé  al rival que salía justo delante de mí con 1 minuto de antelación (aunque poco antes un austriaco me había pasado como una exhalación quitándome algunas pegatinas de la handbike)  Sabía que no iba a quedar el último. 



Mantuve el ritmo, entré suave en las curvas finales para evitar accidentes y cruce la meta con un tiempo de 28:10, a 31 km/h de media quedando el tercero por la cola y lejos del primer clasificado, el italiano Vittorio Podesta (rodó a 40,8 km/h, casi 10 km/h más de velocidad media) Un mundo, una eternidad. Si hubiera ido a tope y me hubiera encontrado bien podría haber rodado entre 33-34 km/h, bastante lejos de los mejores pero hoy por hoy no puedo dar más. 2º motivo de mi presencia aquí definido, estoy a años luz de los mejores.
 aque me  ﷽ lante de mtroso. LLegado en un ciercuito plano que tengo en las grandes citasrreloj y la prueba en ruta. El jueves po
Mi evolución es lenta y a base de trabajo y constancia, pretendo terminar la temporada rozando los 36 km/h, si lo logro, me quedan 2 años para llegar a los 40-41 km/h de la élite mundial.

La prueba en ruta era de 64 km de distancia, 8 vueltas a un circuito de 8 km, con cierto desnivel y mucha bajada peligrosa. Curvas de 90 grados y ciertos paso complicados de trazar que convertían a la prueba en bastante arriesgada. Mi intención era rodar unas 4 vueltas, 32 km, a una intensidad alta pero sin ser máxima, buscando hacer la mejor salida posible.

Mi posición en la salida era en la cola del grupo, aquí volví a experimentar esa tensión en los rivales que me hizo sentir  como “un elefante en una cacharrería”. 

Arranqué fuerte y apuré la trazada de la primera curva para no separarme del grupo pero nada más llegar a un terreno recto con cierto desnivel ascendente, abrieron gas y el grupo se fraccionó en múltiples grupillos. 



Tomé la rueda de un italiano y juntos fuimos gran parte de la prueba. Forcé en ciertos tramos para ver como respondía la muñeca y el dolor persistía, así que en mi 4 paso por línea de meta, decidí poner fin a mi participación con una media de velocidad superior a 30 km/h. Tengo más años para regresar por estas tierras e intentar estar a un nivel más adecuado para una competición de este calibre, esto es la Copa del Mundo de paraciclismo.

En general, la experiencia ha sido positiva aunque la clasificación y mi maltrecha muñeca podrían haber ido mejor. El regreso en ferry me sirvió para descansar y mejorar la muñeca, esta semana es vital para hacer un buen Campeonato de España. En breve os lo cuento. Saludos. 

GRACIAS "MARE" POR TU GRAN AYUDA.

"ROCK ´N´ ROLL MARATÓN DE MADRID"



Estoy en el momento más intenso de la temporada. Los entrenamientos ganan en calidad e intensidad para competir al más alto nivel.  Es el momento de la verdad, donde el trabajo del invierno debe aparecer. Hace dos semanas había participado en el Europeo de Handbike de Barcelona, tenía ganas de hacerlo bien pero ni el resultado ni las sensaciones fueron las esperadas. Después de todo el esfuerzo en los entrenos, donde logro unos buenos tiempos, llego a la competición y no cumplo con las expectativas marcadas. Necesito hacer una buena competición para plasmar el buen trabajo realizado.  



Elijo para sacarme la espinita el R&R Maratón de Madrid. Circuito urbano a 600 mt de altitud, con un desnivel positivo importante y la distancia mítica de 42,195 km, todo ideal a mis características. Me quedarán 3 semanas por delante para competir en la Copa de España en Murcia, Copa del mundo en Italia y Campeonato de España en Ciudad Real. 



La maratón para los handbikers comienza a las 8:50 h de la mañana, debemos estar a las 8:15h en la salida de plaza de Cibeles. Llego con un poco de retraso, para no variar.  Nos colocan en línea de salida y sin apenas calentar, comenzamos a pedalear. Se arranca rápido y veo como me pasan por todos los lados. Intento seguir la rueda de los que a priori serán los principales rivales, y lo consigo pero el dolor de brazos es intenso, todavía no he entrado en calor.



Formamos un grupo de tres y rápidamente marcamos distancias. Se relevan entre ellos pero yo no estoy para florituras ya que el dolor de brazos es molesto.  Pasan 5-6 minutos y me siento mejor así que decido tomar la cabeza. Observo el pulso y decido subir un punto. Estamos en el Paseo de la Castellana y el terreno no deja de ascender, un 2-3% constante. Observo por el retrovisor como les cuesta seguir la rueda a mis compañeros y decido subir otro punto. Abro una brecha de 30 metros.
 

Observo que uno de los compañeros da un fuerte tirón para llegar a mi altura y soltar a su rival, lo consigue y es capaz de tocar mi defensa trasera. Es en eso momento cuando decido cambiar de ritmo. Sé que acaba de hacer un esfuerzo y su reacción será más costosa así que imprimo intensidad y observo como mi táctica funciona. Es el km 7 y llego en solitario a Plaza de Castilla, termino la subida de la Castellana en primer lugar.



Desde este momento no bajo la intensidad, no dejo caer el pulso a menos 170  y muevo bastantes vatios. Necesitaba mejorar mis sensaciones de Barcelona, necesitaba saber que me estaba esforzando y luchando. Las motos circulan 20 metros por delante y marcan a la perfección la trazada de las curvas. En los repechos mantengo la intensidad y en las pequeñas bajadas recupero. Observo por el retrovisor una moto y pienso que los rivales se aproximan. Subo el ritmo para cruzar la media maratón en 43 minutos. 

Entro en la Casa de Campo y comienza un tramo adoquinado donde pienso que voy a reventar la handbike. Disminuyo la velocidad considerablemente. Aparecen repechos de hasta el 7% de desnivel e intento mantener la potencia, sé que es donde puedo ampliar las diferencias.



Sigo observando por el retrovisor a la moto y pienso que siguen allí los rivales, no puedo relajarme.  Los kilómetros pasan lentos, del 35 al 38  se hacen eternos y noto una punzada en la muñeca. Temo que la tendinitis que me acompaña toda la temporada reaparezca.



Regresamos al paseo de la Castellana, pienso que entraré en el Retiro por la puerta de Alcalá pero nos hacen subir hacía Colón para seguir callejeando.  ¿Cuándo acaba esto?- pienso agotado. Observo a lo lejos el retiro y veo en el cuentakilómetros que voy por el km 41. ¡Ya estamos, el último esfuerzo! – pienso animado.



Temo la entrada en del Parque del Retiro, recuerdo que en la carrera Ponle Freno de hace unos años no estaba muy preparada. Dos tablas hacen de improvisada rampa. Disminuyo la velocidad y supero la dificultad sin problemas. De repente, observo un resalte en la carretera del Retiro,  su tamaño es considerable pero no me da tiempo a frenar y la handbike salta por los aires, intento continuar pero no puedo, algo me frena. Observo que la cadera izquierda está a la altura de mis manos, me ha saltado el pie izquierdo arrancando los velcros que hacen de tope. Temo lo peor pero estoy a 600 mt de meta. ¡No puede ser! –pienso nervioso. Solicito ayuda al público. ¡Por favor ponedme el pie en su sitio!- grito con desesperación. Me cogen el pie pero no saben que hacer ni donde ponerlo. ¡Allí, allí!- indico, pero no atinan con el sitio.



Lo sitúan y arranco. ¡Le pasa algo a la handbike, continúa frenada!- me desespero. Observo el pie derecho y veo con tristeza que también ha saltado. Vuelvo a solicitar ayuda y esta vez lo colocan más rápido. Arranco y parece que todo está en orden.



Veo los arcos de meta y observo que no viene nadie por detrás. Levanto las manos en señal de victoria.
 

Ganar la maratón de Madrid es un sueño, una prueba con peso, quizás la carrera más importante que he ganado nunca. El tiempo oficial es de 1:30:31 h, a casi 29 km/h.



No hay mucho público, llegamos muy pronto pero la satisfacción y la emoción es enorme. Observo tras la meta a Merce, dispara su cámara entre saltos de alegría. Esta victoria va para ella, por todo su apoyo y cariño, sin ella, hoy no hubiera estado aquí. Gracias “mare”   




En el podio, acompañado de Vicente y Gustavo.



Con los amigos que han hecho posible que las handbikes corran en la maratón de Madrid, gracias Fundación  Deporte y Desafío.




Tras la ducha, mis peores augurios se hacen realidad. Los agujeros que tenía en las zapatillas tras el salto de los pies han llegado a la piel y tengo abrasiones en el pie derecho, además el tobillo está hinchado y amoratado, he sufrido un esguince y espero no tener nada roto. Mis planes de ir a Murcia se trastocan y decido regresar a casa para hacer una radiografía del tobillo. Además el dolor de la muñeca derecha es intenso, la inflamación es considerable, sin duda la tendinitis ha vuelto en el momento más importante de la temporada. Aquí comienza una semana horrible que en otro momento os contaré.  Gracias.

"SENSACIÓN AGRIDULCE EN EL EUROPEO DE HANDBIKE"


El fin de semana del 12-13 de abril se celebraba en Barcelona el Europeo de handbike. 6 meses después regresaba convertido en prueba UCI, por lo tanto puntuable para un ranking internacional (contra más puntos logre un país,  más ciclistas podrá llevar a un evento internacional como las Paralimpiadas de Rio de Janeiro y el deportista que más puntos tenga, será el mejor candidato para acudir. Esto es en teoría, luego el seleccionador nacional decide). Los 10 primeros de cada categoría lograban puntos UCI.


Como novedad de 2014 han surgido nuevas categorías de competición en handbike: 
  • H0, abierto a personas sin discapacidad.
  • H1, es la antigua H1.1 para discapacidades severas.
  • H2, la antigua H1.2 (casco azul)
  • H3, los antiguos H2 (mi categoría temporal mientras no tenga una valoración UCI internacional definitiva) (casco blanco)
  • H4, los H3 (casco rojo).
  • H5, los H4.

Llegaba ilusionado, con ganas de hacerlo bien y además con la motivación especial de intentar lograr algún punto UCI, objetivo complicado pero soñar es gratis.




El día de la contrarreloj soplaba aire de costado y decidí salir a competir con las ruedas de entrenar, nada de perfil para evitar el lastre del viento. Decisión arriesgada ya que, personalmente, correr con las ruedas de carbono y los tubulares, supone una sensación increíble y una motivación especial (solo las monto para las citas importantes). Calenté bien, varios cambios de ritmo y a la línea de salida.



Mi tiempo de hace 6 meses era 25:03 minutos en 13 km, en esta edición quería rodar a 34 km/h y dejarlo por debajo de los 23 minutos, objetivo ambicioso (bajar más de 2 minutos en 6 meses) pero no perdía nada por intentarlo. En la línea de salida estaba más tranquilo que otras veces, pensé no salir a tope para ir incrementando la intensidad y terminar dándolo todo. Las cosas iban bien pero el viento era muy molesto, trazaba las curvas mejor que en ediciones anteriores y el pulso que llevaba era bueno, el de las grandes citas. Al final terminé la crono en 23:39, rodando a 33 km/h, mejorando mi tiempo en 1:24 minutos. Bajar de 23 minutos fue imposible pero mi satisfacción fue enorme ya que la mejora era considerable. Si el año pasado perdía frente al ganador 4:38 minutos, este año lo había reducido a 2:45 minutos. Logré el puesto 13 de la general, quedándome a 3 posiciones de los puntos UCI.

video
 


El domingo tocaba la prueba en ruta, circuito urbano totalmente plano con dos curvas de 180º donde debíamos dar 10 vueltas, unos 38 km. No guardaba buenos recuerdos de la edición del año anterior donde a pesar de estar bien posicionado en la salida, no pude seguir a los mejores. Este año intenté llegar con tiempo a la salida pero mi posición era mucho peor que la del año pasado. 



Arranqué fuerte, intentado seguir las ruedas buenas pero varias personas se cruzaron y las perdí, entonces tome la decisión incorrecta, en lugar de morir en los siguientes kilómetros para alcanzarlos busqué el apoyo de un grupo para lograrlo pero no pudo ser, la velocidad era menor y observaba como se ampliaban las distancias, no supe reaccionar. El resto de la carrera no tiene historia. Fui cómodo en el grupo, intenté varios cambios de ritmo para romperlo y quedarme con los mejores pero en terreno tan plano es complicado, además no soy un corredor de enorme potencia así que mis intentos no tuvieron éxito. En las ultima vuelta el grupo se fraccionó y entre en el sprint con el único compañero que aguantó la rueda, volví a perder, como el año pasado, no soy hombre de últimos metros.



Rodé unos 34,8 km a 32,4 km/h en 1:04:29, lejos del tiempo de los rivales con los que pensaba terminar. Logré el puesto 19. Mal, muy mal. Con una media de velocidad inferior a la contrarreloj y 20 pulsaciones medias por debajo de la crono, terminé con la sensación de no haberme esforzado como debía y eso es me genera gran decepción. Las excusas son de malos perdedores. 



En conclusión, tengo un sentimiento agridulce, contento por la contrarreloj del sábado pero decepcionado con la ruta del domingo. Tomé las decisiones inadecuadas y no luche ni me esforcé por cambiar la situación, eso es lo que más me duele. Sé que lo puedo hacer mejor pero no fue el día. Debo de espabilar si quiero seguir progresando, por mucho que se entrene, si luego no haces las carreras con cabeza y pundonor, el esfuerzo se pierde. De todo se aprende y más de las experiencias negativas.



Felicitar a la organización por su trabajo, traer a España una prueba UCI tiene gran merito, así que enhorabuena.

De lo más positivo, la foto junto a Walter Ablinger, campeón del Mundo de handbike 2013 en H2 (izda), Lars Hoffmann, ultrafondista de handbike a mi derecha y un poco más allá el francés varias veces campeón del mundo en handbike, Joel Jeannot. Para enmarcar.